¡Llama gratis!

900 217 000

¡Llama gratis!

900 217 000

Swipe to the left

Los abuelos somos un activo

Los abuelos somos un activo
17/09/2019


POR CARLOS ROGRÍGUEZ BRAUN


El verano es una estación en la que los abuelos solemos estar más con los nietos que durante el resto del año. Lo mismo les sucede a los padres, naturalmente. Pero este año he sido más consciente de nuestro papel como abuelos, o en general del papel de las personas más mayores de las familias. Y he pensado que me molesta que se asocie a la gente de más años con la pasividad. De hecho, los políticos y los burócratas incluso nos llaman así: “clases pasivas”. Es una forma de colectivizarnos y despreciarnos. Pero, además, resulta que no es verdad: las abuelas y los abuelos no somos pasivos. Somos un activo.


Esto es evidente en el sentido que acabo de comentar, y lo que es incuestionable en las vacaciones, también es verdad todo el año. Los abuelos estamos ahí, y en la medida en que podemos, echamos una mano. Esa mano tiene varios dedos, porque nuestras familias tienen muchas y diferentes necesidades, desde tiempo hasta dinero, desde atención hasta vivienda, desde afecto hasta transporte. Ninguno de esos capítulos tienen nada que ver con la pasividad, y varios de ellos poseen una dimensión económica patente. De hecho, encajan a la perfección en la definición de “activo” que brinda el Diccionario de la Real Academia Española: “Conjunto de todos los bienes y derechos con valor monetario que son propiedad de una empresa, institución o individuo”. Por lo tanto, si nuestra familia cuenta con nosotros para satisfacer esas necesidades, en todo o en parte, y siempre según nuestras posibilidades, eso significa que los abuelos somos un activo.


Pero también lo somos en otro sentido, que es menos evidente que todo aquello en lo que pensamos cuando hablamos de la ayuda que prestamos las personas mayores. En todo lo que respecta a los bienes y servicios, como he dicho, somos, o podemos ser, un activo para la sociedad en general y para nuestras familias en particular. Somos o podemos ser un capital, que según la Academia es: “conjunto de activos y bienes económicos destinados a producir mayor riqueza”.


Ahora bien, ¿de dónde brota ese capital que da lugar a esa mayor riqueza de las personas? En el último medio siglo, los economistas, siguiendo la estela de dos premios Nobel estadounidenses, Theodore Schultz y Gary Becker, han extendido el ámbito del capital considerablemente, llegando a la noción de capital humano, o “conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas y talentos que posee una persona y la hacen apta para desarrollar actividades específicas”.


En ese capital humano, que todos atesoramos y que nos sirve para salir adelante en la vida, cumple un papel fundamental la familia, y las creencias y valores que en su seno se transmiten. Todo cuenta allí, y todo tiene valor, desde la ética y la moral que allí aprendimos, y que nos impulsan a ser personas honradas y fiables, hasta el respeto a los demás, pasando por normas, reglas y principios variopintos, que facilitan la convivencia. Todo eso contribuye a nuestra formación, a ese capital cuyos rendimientos aprovechamos a lo largo de nuestra vida.


Cavilé sobre ello este verano, cuando mi mujer y yo les insistimos a nuestros nietos, complementando lógicamente las instrucciones que han recibido de sus padres, sobre cómo son los modales en la mesa a la hora de comer. Si alguien piensa que eso no tiene que ver con el activo y con el capital humano, debería pensarlo mejor.



Te recomendamos...

Comparte tu opinión

josep 17 de septiembre de 2019 a las 13:12
Totalmente de acuerdo,somos un activo y en algunos casos un puntal que mantiene la unidad familiar.
Pero para muchos abuelos de Barcelona y el área metropolitana,está por llegar una era obscura.
Explicó el porqué de esa era que comienza en Abril del 2020.
Un gran colectivo de abuelos/as,no podrán acceder a los hogares de sus nietos,por la prohibición de circula por las Rondas de Circunvalación de Barcelona,por tener vehículos con antigüedad de 20 años,con la excusa de la contaminación,si pagamos un impuesto por el vehículo y anualmente pasamos una ITV obligatoria,pero no gratis,se supone que nuestro vehículo está dentro de los parámetros legales en cuanto a gases.
Pues esta normativa,dejará muchos nietos sin la compañía de estas personas,que como se ha dicho en la entrevista,somos un activo gratis y muy necesario para muchas familias.